Fe, Razón e Historia

21 mayo 2006

 

 

Centenario de Enmanuel Levinas: el filósofo de los otros

 

Enmanuel Levinas, filósofo judío de nacionalidad francesa, aunque nacido en Lituania en enero de 1906, está considerado como uno de los principales representantes del personalismo, una corriente no exclusiva de pensadores cristianos, tal y como demostrara el propio Juan Pablo II al recibir a Levinas en su residencia veraniega de Castelgandolfo. La obra de este autor es tan compleja como enciclopédica. Toda su vida se moverá entre la razón y la revelación, pues el filósofo también se sentía orgulloso de considerarse un fariseo, casi un doctor de la Ley y un sobresaliente intérprete del Talmud en la lengua francesa. Al mismo tiempo se interesará por el cristianismo, a partir de la lectura directa del evangelio, y compartirá con los cristianos amistad y fraternidad. Le unirán a ellos bastantes ideas, si bien reconocerá que no podía compartir ninguna creencia.

Levinas se acerca al cristianismo, yendo más allá de esas imágenes de la memoria colectiva que relacionan a esta religión con la persecución de los hebreos. Este acercamiento es fruto, sin duda. de sus múltiples lecturas. No olvidemos que su padre era librero. Su niñez y adolescencia se vio trágicamente alterada, cuando tuvo que huir de Lituania con su familia tras la ocupación de este territorio por los alemanes durante la I Guerra Mundial. Se refugiarán en Ucrania; y Levinas estudiará en el instituto de Jarkow, donde entró en contacto con las obras de los grandes clásicos rusos del XIX: Pushkin, Turgueniev, Tolstoi o Dostoievski, unos escritores en los que siempre hay un trasfondo cristiano aunque sus grados de creencia o de ortodoxia sean muy diversos. De Dostoievski siempre me ha impresionado una de sus reflexiones, contenida en una conferencia sobre Pushkin que pronunció meses antes de su muerte: “”¿Acaso puede una persona fundar su felicidad sobre la desdicha de otra?”. Esta y otras cuestiones planteadas por el novelista ruso debieron de influir en el pensamiento de Levinas, al que bien podría llamarse el filósofo de los otros. Si para Sartre, estricto contemporáneo del filósofo judío, el infierno son los otros, para Levinas es la propia existencia humana la que no puede concebirse sin los otros. Ve en el rostro del otro –porque el otro es un cuerpo concreto, no una teoría abstracta- una llamada a salir de la cárcel no sólo del egoísmo o de la indiferencia sino también de la identidad y la subjetividad. Aquí las ideas de Levinas se dan de bruces con cierta mentalidad hoy imperante: muchos compartirían su rechazo del nazismo y asentirían sobre sus postulados altruistas, pero muy diferente es aceptar la invitación del filosofo a salir de la identidad y la subjetividad para ir al encuentro del otro... Incluso sería considerado como un modo de alineación y de renuncia a la propia libertad, pues en estos tiempos de globalización hay toda una pasión casi fanática por la identidad, que no pocas veces contradice la tan cacareada solidaridad. Ni que decir tiene que Levinas es un filósofo de la universalidad, no a pesar de ser judío –como algunos pudieran pensar- sino precisamente por su condición de hijo de Israel. De hecho, en uno de sus libros reprocha a Spinoza, aquel influyente racionalista de origen judío, que hubiera ocultado la dimensión universalista de la Biblia al reducir la imagen del judaísmo a una religión tribal.

¿Levinas busca en el otro a Dios? En cierto modo, pero el rostro del otro no es, en sus teorías, el de un Dios encarnado, como en el cristianismo. Levinas confiesa haberse sentido impresionado por los reproches del Dios Juez a aquellos que no supieron verle en los hambrientos, indigentes o encarcelados (Mt 25, 42-43), algo que él identifica con la tradición de los profetas de Israel que claman en defensa del pobre, la viuda, el huérfano y el extranjero. Sin embargo, el filósofo afirma: “La verdadera correlación entre el hombre y Dios depende de una relación de hombre a hombre, de la que el hombre asume la plena responsabilidad como si Dios no contara”. Por tanto, lo importante no es afirmar la propia identidad, interrogarse sobre el ser o no ser, sino preocuparse por el otro. Sin embargo, con este planteamiento, el Dios de Levinas termina por ser él, alguien que está distante del hombre; no es el tú del cristianismo, una peculiaridad esencial que le distingue de otros monoteísmos.

 

Antonio R. Rubio Plo

 

 

Página principal

darfruto.com