Escribiendo en cristiano

05 marzo 2005

 

 

Juan Pablo II en Lourdes


Decidí escribir algo sobre él después de verle en su último viaje a Lourdes. Cada uno de sus gestos eran una llamada que me urgía, un lenguaje sobrenatural que me interpelaba. A mí, personalmente. Bien sé que mi testimonio apenas es nada en este maremágnum de imágenes y tinta en el que me muevo, pero sentí que en aquella aparente debilidad suya estaba el quicio de algo demasiado importante como para ceder a un cómodo silencio. Ese silencio sobre el que se construye una sociedad hedonista, donde la sugestión del consumo hace las veces de un precario bienestar. En fin, que donde los periodistas que cubrían la noticia apreciaban desfallecimiento, yo sólo veía una fortaleza inexpugnable, un signo que forma parte de un alfabeto infinito que debo aprender a leer, si realmente no quiero desperdiciar mi vida en la angustia de lo trivial. Aunque vivimos tiempos en los que el sentimiento se confunde con la falta de carácter, confieso que me emocioné. Y no me avergüenza escribirlo aquí. ¿Cómo explicarlo? Era una emoción pura, mucho más profunda que la que puedo sentir cuando transito por un poema de Claudio Rodríguez (quien escribió: "Siempre la claridad viene del cielo; / es un don: no se halla entre las cosas / sino muy por encima, y las ocupa / haciendo de ello vida y labor propias"), o cuando contemplo un cuadro de El Greco, o cuando escucho un andante cantabile de Mozart. Una emoción en donde encuentro la prueba más palpable de la existencia del alma.

La mirada de Juan Pablo II era –y es– la misma mirada de Dios, era –y es– la profecía de un mundo completamente nuevo. Esa mirada que es capaz de resucitar en nuestro interior una alegría que tal vez creíamos perdida para siempre. Una mirada que significa ternura y esperanza, misericordia y luz, himno y elegía. "Tu ver es vivificar", decía el cardenal y filósofo del siglo XV Nicolás de Cusa. ¿Dónde reside la raíz de semejante fuerza espiritual, de tal olvido de sí? ¿En una fantasía embaucadora? ¿En alguna extraña cavilación abstracta? ¿En un simple empecinamiento humano? No nos engañemos, sólo el amor es capaz de algo así. Un amor heroico, hasta la muerte. Como Cristo. Y como Cristo Juan Pablo II anda encorvado, aplastado bajo el peso de la cruz, hecho trizas por el sufrimiento de los hombres. Se arrastra por medio mundo porque sabe que el mundo tiene nostalgia de Dios, una necesidad específica de escuchar el Evangelio. Y para ello se sirve de medios tan inauditos como el ayuno o la oración. Éste es su poder, y por eso su palabra cala en el corazón de tanta gente, que escucha sin cansancio la omnipotencia de su voz.

Viéndole en Lourdes he sentido envidia de su santidad, de su amor, de su arraigada creencia. Es decir, de su felicidad. He sido consciente de que su mirada va más allá de lo visible, de que Dios le ha concedido el místico don de transformar en gracia todo lo que toca. Viéndole uno sabe que las cosas, por incomprensibles y dolorosas que sean, tienen un sentido. No, Juan Pablo II no está débil, ni chocho, ni decrépito. Los débiles somos nosotros, nosotros los que no terminamos de comprender, los que todavía pensamos que es posible algún tipo de dicha real que no cuente con el abrazo de Dios. Porque ¿acaso puede el hombre prescindir de la dimensión religiosa que posee implícita en su misma naturaleza, sin alterar sustancialmente el meollo de su identidad? De ahí la deshumanización que padecemos, de ahí tanta vil patraña, de ahí este espejismo de apariencias, de ahí esa insufrible tristeza que en el fondo nos ahoga y paraliza. Pero no todo está perdido. El testimonio de este Papa nos lo dice.

 

Guillermo Urbizu

guilleurbizu@hotmail.com

Publicado en El Semanal Digital el 29 de agosto de 2004

 

Página principal

darfruto.com