Escribiendo en cristiano

13 enero 2007

 

 

Las jaculatorias de cada día

 

 

 

 

Son recordatorios, llamadas que nos sirven para vivir con más ahínco la intimidad divina. A veces no es fácil mantener un diálogo fluido con el Señor. Mil ruidos lo entorpecen. Es imposible lograr un mínimo de silencio interior. Dios parece confinado muy lejos de nuestros afanes, en el olvido de esos buenos propósitos que de vez en cuando todo cristiano cabal se hace. Cunde el desánimo, cuesta retomar la escucha. No hay tiempo para la Eternidad. Pero el Señor sigue estando ahí, a nuestro lado, esperando apenas un gesto o una palabra para precipitarse en las almas. Sin medida.

 

Por ello debemos servirnos de toda clase de argucias para lograr estar en presencia de Dios. Debemos conseguir que la letanía de nuestros días conforme un engranaje de amor. Cada vez más perfecto. Esgrimir excusas es un escollo que debemos superar cuanto antes. Resulta lo más fácil, el camino ancho que nos puede precipitar en el desasosiego, cuando no en el hastío del pecado. Creer supone un continuo recordatorio de fidelidad, un acto de amor que no cansa ni se cansa. Piropos vamos. Y a Dios le encantan los piropos.

 

Aquí dejo unas pocas palabras que pueden servir al lector. Nacidas de la oración personal la mayoría. Escritas en la agenda para que cada día tuviera su referencia sobrenatural y me ayudara a considerar aspectos diversos del amor de Dios. En fin, cosas de enamorados, pero que son muy adecuadas para iniciar o perseverar en un trato cada vez más medular con Aquél que nos espera. Camino de la santidad.

 

 

-                        Soy ofrenda.

-                        Para siempre.

-                        Ven dolor y cúrame.

-                        Alma, escucha.

-                        Tomad y comedme.

-                        Amo porque amo.

-                        Sonríe y calla.

-                        Cruz, abrázame.

-                        Quiero más Amor.

-                        Consuelo de Dios.

-                        Hazme como quieras.

-                        Hablar con Dios, hablar de Dios.

-                        He dejado de ser yo.

-                        Te doy todo.

-                        Quiero verte Jesús mío.

-                        No te vayas de mí.

-                        Nada que no sea Dios.

-                        Fe de amor.

-                        Siempre gratitud.

-                        Dame Tú paz.

-                        Miro y adoro.

-                        Dame de beber.

-                        Mi pensamiento en Tu pensamiento.

-                        Cada día más.

-                        Consuelo del Consolador.

-                        Estás a mi lado.

-                        Haz que comprenda.

-                        Fuerte en Ti.

-                        Sangre redentora.

-                        Único Poeta.

-                        Tu gracia es ala.

-                        Soy tú, Señor.

-                        Hasta el fin.

-                        Soy familia de Dios.

-                        “Que delicia es Tu morada” (Salmo 84).

-                        ¡Súbeme!

-                        Nada sin alma.

-                        Infinita cordura.

-                        Alma eucarística.

-                        Flor de María.

 

… Y así hasta el Cielo.

 

  

GUILLERMO URBIZU

 

     

Página principal

darfruto.com