Pláticas infantiles

21 septiembre 2008

 

imagen tomada de churchforum.org.mx

 

 

La Creación y el Séptimo día

 

Argumento:

Dios no creó el mundo de golpe sino poco a poco, a lo largo de siete días. El Séptimo descansó, y quiso que los hombres también dedicaran este día al descanso, a la familia, y a darle gracias por tantos beneficios.

 

Al principio este día santo y bendito era el sábado. Pero Jesucristo resucitó al día siguiente, es decir, el domingo. Con la resurrección, el mundo entero se transforma, queda libre del pecado y reconciliado con Dios. Es como una nueva creación. Por eso aquel Séptimo día del Génesis nosotros lo celebramos el domingo. ¿Y cómo lo celebramos? Con la Misa, por supuesto, que es donde revivimos la pasión, muerte y resurrección del Señor.

 

 

Texto bíblico: Gén 2, 1-4

 

------------------------------------

 

Lectura del libro del Génesis Gén 1, 1-6.8-10.12b-15.18b-20.21.b.23-27.31; 2, 1-2      

 

Al principio Dios creó el cielo y la tierra. La tierra era algo informe y vacío, las tinieblas cubrían el abismo, y el soplo de Dios se aleteaba sobre las aguas.

Y dijo Dios: –«Que exista la luz.» Y la luz existió. Y vio Dios que la luz era buena. Y separó Dios la luz de la tiniebla; llamó Dios a la luz «Día»; a la tiniebla, «Noche». Pasó una tarde, pasó una mañana: el día primero.

Dios dijo: "Que haya un firmamento en medio de las aguas, para que establezca una separación entre ellas". Y así sucedió. Y Dios llamó Cielo al firmamento. Así hubo una tarde y una mañana: este fue el segundo día.

Y dijo Dios: –«Que se junten las aguas de debajo del cielo en un solo sitio, y que aparezcan los continentes.» Y así fue. Y llamó Dios a los continentes «Tierra», y a la masa de las aguas la llamó «Mar». Y vio Dios que era bueno. Y vio Dios que era bueno. Pasó una tarde, pasó una mañana: el día tercero.

 Y dijo Dios: "Que haya astros en el firmamento del cielo para distinguir el día de la noche; que ellos señalen las fiestas, los días y los años, y que estén como lámparas en el firmamento del cielo para iluminar la tierra". Y así sucedió. Y Dios vio que esto era bueno. Así hubo una tarde y una mañana: este fue el cuarto día.

Y dijo Dios: "Que las aguas se llenen de una multitud de seres vivientes y que vuelen pájaros sobre la tierra, por el firmamento del cielo". Y Dios vio que esto era bueno. Así hubo una tarde y una mañana: este fue el quinto día.

Y dijo Dios: "Que la tierra produzca toda clase de seres vivientes: ganado, reptiles y animales salvajes de toda especie". Y así sucedió. Dios hizo las diversas clases de animales del campo, las diversas clases de ganado y todos los reptiles de la tierra, cualquiera sea su especie. Y Dios vio que esto era bueno.

Y dijo Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza; y que le estén sometidos los peces del mar y las aves del cielo, el ganado, las fieras de la tierra, y todos los animales que se arrastran por el suelo". Y Dios creó al hombre a su imagen; lo creó a imagen de Dios, los creó varón y mujer.

 Así fueron terminados el cielo y la tierra, y todos los seres que hay en ellos.

 El séptimo día, Dios concluyó la obra que había hecho, y cesó de hacer la obra que había emprendido. Dios bendijo el séptimo día y lo consagró, porque en él cesó de hacer la obra que había creado.

 

Palabra de Dios.

 

 

Página principal

darfruto.com