Pláticas infantiles

21 septiembre 2008

 

 

 

Moisés radiante

Moisés tenía el privilegio de hablar cara a cara con Dios, primero en la cumbre del Sinaí, y luego dentro del Tabernáculo, es decir, la Tienda de campaña donde estaba el Arca. Por eso su cara resplandecía: sus ojos le brillaban de alegría y su cutis emitía luz. Algo parecido nos sucede a nosotros cuando tratamos a Jesús en el Sagrario (el nuevo Tabernáculo), y cuando estamos en Misa: la gente nos ve más alegres, o al menos así debe ser. Y nuestros ángeles notan que nuestro cuerpo resplandece, porque estamos en contacto con Cristo, Sol que disipa las tinieblas de este mundo. Para expresar esta hermosura espiritual procuramos cuidar el arreglo corporal: el vestido, la limpieza, el adorno, sobre todo las chicas. La iglesia también se embellece para acoger a Jesús, su Esposo, y lo hace mediante los esplendores de la Liturgia: lienzos, candeleros, vasos sagrados, imágenes, música.

 

 

Lectura del libro del Éxodo                                                    34, 29-35       

 

Cuando Moisés bajó de la montaña del Sinaí, trayendo en sus manos las dos tablas de la Alianza, no sabía que su rostro se había vuelto radiante porque había hablado con el Señor.  Al verlo, Aarón y todos los israelitas advirtieron que su rostro resplandecía, y tuvieron miedo de acercarse a él.  Pero Moisés los llamó; entonces se acercaron Aarón y todos los jefes de la comunidad, y él les habló.  Después se acercaron también todos los israelitas, y él les transmitió las órdenes que el Señor le había dado en la montaña del Sinaí.

Cuando Moisés terminó de hablarles, se cubrió el rostro con un velo.  Y siempre que iba a presentarse delante del Señor para conversar con él, se quitaba el velo hasta que salía de la Tienda. Al salir, comunicaba a los israelitas lo que el Señor le había ordenado,  y los israelitas veían que su rostro estaba radiante. Después Moisés volvía a poner el velo sobre su rostro, hasta que entraba de nuevo a conversar con el Señor.

 

Palabra de Dios

 

Página principal

darfruto.com